Una ventana en la pandemia


El domingo la sección de media montaña, reunió a trece montañeros en el aparcamiento de Astún, para ascender a la panorámica cima del pico de los Monjes. Las ultimas borrascas habían dejado un imponente manto blanco, sobre las laderas de la montaña y las gélidas noches posteriores, hacían imposible transitar sin piolet y crampones más allá del ibón de Escalar.

La meteo favorable y las impresionantes vistas, invitaban a disfrutar de la montaña por lo que variamos nuestro itinerario, y nos encaminamos hacia el ibón de las truchas. Desde allí aprovechando las pistas de esquí y procurando no perder altura, recorrimos todo el anfiteatro de Astun, para terminar ascendiendo a la cima de La Raca de 2230mts. Esta cima no resulta muy atractiva por las antenas y el telesilla que la coronan, pero es un mirador privilegiado. Comerse el bocadillo contemplando la alpina cara norte del Aspe tapizada de blanco y dejar volar la mirada, hasta las montañas de Navarra, no tiene precio. Asomarse al acantilado para ver la Canal Roya mil metros debajo de nuestros pies, o la soberbia pirámide del Midí d´Ossau, tampoco.

La bajada la hicimos directos por las pistas, la nieve reblandecida por el sol, nos permitía lanzarnos con seguridad por las pendientes y en un abrir y cerrar de ojos llegábamos al aparcamiento, muy satisfechos del retorno a la montaña y el reencuentro con los amigos. Pero también muy conscientes que de nuestro comportamiento depende el que podamos volver a disfrutar de días como del de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.