Loren siempre con nosotros


El pasado domingo, montañeros del Club Montisonense de Montaña y del Club Litera de Binéfar ascendieron al pico Musales, de 2654 metros, para homenajear a Lorenzo Sierra, fallecido en 2014 cuando escalaba la cresta de Frondiellas.

Gran compañero y mejor amigo, Lorenzo dejó un profundo hueco en el seno de los clubes de Monzón y Binéfar, con los que frecuentaba las rutas montañeras, realizando grandes ascensiones en diferentes macizos de Europa y norte de África.

Con buena temperatura y cielo despejado, los montañeros partimos del embalse de la Sarra por la senda que lleva al ibón de Ibonciecho y atraviesa un tupido bosque de pinos. Siguiendo los hitos nos pasamos el último tramo de pista y tuvimos que ascender por una incómoda pedrera, hasta alcanzar una vira herbosa situada sobre vertiginosos acantilados, con magníficas vistas del valle de Tena y la sierra de la Partacua. Continuamos ascendiendo en diagonal, por prados y alguna pedrera, hasta divisar la senda normal de ascenso que alcanzamos muy por encima del Ibonciecho.

Ahora, por terreno más cómodo, llegamos con facilidad hasta el collado Musales, donde paramos para coger aire y deleitarnos con la impresionante panorámica del circo de Piedrafita. Por una
sencilla cresta y con un poco más de esfuerzo, alcanzamos la cima del pico Musales, para contemplar un paisaje maravilloso y llenarnos del recuerdo de “LOREN”, en este rincón del Pirineo donde nuestro amigo disfrutó su última aventura. Mucho sol y poco viento, forman el coctel ideal para alargar la estancia en la cima, poder comer con tranquilidad y hacer muchas fotos. El regreso lo realizamos hacia el embalse de Respomuso, al cruzar el collado unos metros verticales nos obligaron a prestar más atención en el descenso, que enseguida se convirtió en una agradable senda frente a los picos de Frondiellas, Balaitus y la impresionante cresta del Diablo. Cuando llegamos a la presa de Respomuso, solo podíamos maravillarnos mientras descendíamos junto al barranco de Aguas Limpias, que vestido de otoño, explotaba de luz y color.

Cansados pero felices, llegamos nuevamente al embalse de La Sarra, donde cerramos esta circular, que con más de 20 kilómetros y 1200 metros de desnivel, unió a montañeros de Monzón y Binéfar en el recuerdo de LORENZO SIERRA, QUE SIEMPRE ESTARÁ CON NOSOTROS.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.