Barranco Bergazo


Este año las lluvias no nos dan un respiro y de nuevo nos obligan a cambiar de planes.

El barranco programado para este mes, el Mascún, estaba intratable como el resto de la zona de Guara, así que nos vimos obligados a buscar otras opciones.

Pendientes de la meteo hasta última hora, decidimos encaminarnos a Bergua, un pueblito escondido por la zona de Fiscal, pero desde dónde tenemos muchas opciones para hacer barrancos.

El elegido fue el barranco Bergazos, que normalmente va seco y que, al tener un cauce ancho, no tiene riesgo de crecidas rápidas.

Nos juntamos un grupo de cinco barranquistas y una vez equipados, partimos del pueblo por el bonito camino de aproximación que nos lleva en descenso hasta el río entre musgos y verdes colores.

Una vez en el río tenemos que tomar el camino, que, en subida constante, nos lleva a Escartín. Nosotros nos desviaremos antes ya que entraremos por la variante que recomiendas las guías, que nos ahorra camino de subida y nos evita la primera parte del barranco que no tiene mucho interés. Este camino no está marcado y es bastante perdedero con lo que al final entramos un poco antes de lo debido.

La principal característica del Bergazos es su estética. El barranco está excavado en Flysch, una roca sedimentaria que deja en las paredes del cañón unas formaciones de estratos muy curiosas y que en este barranco junto con las tobas y la vegetación son especialmente bonitas y estéticas, más aún cuando el agua corre con alegría.

El sol nos acompaña durante todo el descenso y el agua nos permite realizar algunos toboganes y saltos otras veces imposibles. Pasamos varias zonas de estrechos que nos hacen trasladarnos a otro mundo, con las paredes de musgo, el agua cayendo y los rayos de sol dejando unos juegos de luces espectaculares. Los rapeles se van sucediendo, todos con las cascadas y las pozas cristalinas. No hay punto de comparación en realizar este barranco en seco y con agua.

Después de unas dos horas, sin ninguna complicación y habiéndonos sabido a poco, llegamos al final del barranco, que nos deja en el camino de aproximación al Forcos, barranco con el que se suele combinar este descenso, pero cuyo caudal iba demasiado alto en esta ocasión.

Contentos, llegamos a los coches y nos felicitamos por el estupendo descenso realizado.

A ver que nos depara el próximo mes!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.