Castillo d’Acher


En la mañana del domingo unas pocas nubes, cubrían el cielo del Valle de Hecho, pero de momento no presagiaban tormenta y nuevamente nos pusimos en marcha 28 montañeros del club de Binéfar, con la intención de ascender los más de 1200 metros de desnivel que nos separaban de la cima del Castillo de Acher. La ruta comienza por un frondoso bosque, en el que  los árboles se elevan verticales en busca de un sol inalcanzable, creando un ambiente húmedo que sumado al esfuerzo de la ascensión, nos hace sudar abundantemente. Tras abandonar el bosque, la larga fila de montañeros del Club Litera se estira sobre las verdes praderas, rodeados por grandes picos aún cubiertos de nieve, en busca de la muralla caliza que da forma de castillo a esta cima tan peculiar. Atravesamos algún nevero antes de comenzar la penosa ascensión, por la inclinada ladera que ya desnuda de nieve conduce a la canal por la que alcanzamos la cresta que nos llevara hasta la cumbre, en las que unas gotas de agua nos recuerdan que hay riesgo de tormentas y no podremos disfrutar mucho rato de la cima. Poco a poco comenzamos a descender, para alejarnos  de las zonas de más inclinación antes de que llueva y alcanzar la seguridad del bosque. Durante el descenso, el sol vuelve a brillar en el cielo y nos permite llegar secos hasta el aparcamiento, donde nos relajamos comentando los buenos momentos que nos ha deparado este gran fin de semana de deporte, aventura y amistad.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.